Inicio > fotografía, viviendo > Jungla urbana

Jungla urbana

A veces me siento encerrado en medio de la jungla urbana… rodeado de una mole de cemento, vida artificial, saturado de gente con prisas, sin paciencia… sin tiempo.

La vida en una ciudad relativamente grande cambia la perspectiva del espacio y del tiempo. Es muy curioso. Entre toda la gente con la que la vida me ha cruzado, el punto común de toda la gente que procede de pueblos y ciudades más pequeñas que Madrid es que les asombra las distancias que hay que recorrer. Hace unos años tenía que invertir aproximadamente una hora y veinte minutos en llegar al puesto de trabajo. De vuelta a casa tardaba algo más, ya que la frecuencia del transporte público se reduce considerablemente. Era mucho, sí, pero tampoco era el que más tiempo se pasaba de “viaje” cada día. Los compañeros de trabajo que venían de otras ciudades se echaban las manos a la cabeza cuando se daban cuenta de todas las horas “perdidas” apretados en el metro, recorriendo pasillos en los transbordos, esperando al autobús…

También me hacía gracia cuando quedábamos en un sitio y nos teníamos que desplazar a otro. Alguno de los acostubrados a la ciudad decíamos algo como “…vamos a tal sitio, que está aquí al lado”, que podía ser un paseo de 15 minutos… y no comprendían cómo teníamos esa perspectiva del espacio, que “aquí al lado” no podía ser más de un par de minutos.

En el fondo, tienen razón. No es calidad de vida el perder 3 horas de cada día en desplazamientos. Una gran ciudad tiene muchas ventajas: Tienes más facilidades de encontrar lo que quieras, más oportunidades en el terreno laboral y mucha variedad en el ocio. Por el contrario, el precio de todo, el tiempo que se pierde, las prisas, el estrés, el ruido, la contaminación.

Quizá el resumen parezca un poco catastrófico, y no es algo tan trágico. Madrid sin agobios (en agosto, por ejemplo) es una ciudad muy interesante. El problema principal es que todos “necesitamos” desplazarnos a la vez y lo que parece un buen sistema de transporte para la ciudad, resulta bastante ineficaz. ¿Cómo arreglarlo? No es simple, pero supongo que “diversificando horarios” en muchos trabajos, la típica hora punta se reduciría considerablemente.

… bueno, tampoco creo que vaya a arreglar el mundo ahora.😀

Categorías:fotografía, viviendo Etiquetas: , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: