Inicio > viviendo > Otra sorpresa más

Otra sorpresa más

Ha llegado un momento en que ya no puedo controlar la risa tonta. En el trabajo ya no me pueden pasar cosas más surrealistas. Esta mañana me vienen con un nuevo rumor: el responsable del proyecto por parte del cliente abandona el barco.

Primeros momentos de sorpresa, seguidos de desconcierto… terminando por desembocar en una risa tonta incontrolable.

Ahora me encajan muchas piezas, ya comprendo muchas reacciones y cobra sentido todos los movimientos de los últimos días.

La reacción normal que se presupone que debería sentir sería que un gran peso  recae sobre mis hombros, ya que me quedo solo frente a un proyecto megalítico. Soy el único que queda de todas aquellas reuniones que definieron este sistema. A partir de ahora tengo que defender solo todas las decisiones que se tomaron, aunque haya discrepado (y discrepe) de muchas de ellas… al fin y al cabo, el cliente tiene la razón, él sabe lo que necesita… pero ahora el responsable en el cliente no va a estar.

Pero frente a toda la preocupación normal que debería apoderarse de mí, aparece la risa tonta.

Hace varios días que os comentaba todas las sensaciones sobre los cambios que se producían a mi alrededor. Tengo la impresión que desde entonces he cambiado el chip al modo “me la suda” y ya todo me resbala. La frustración ha llegado a un límite que por propia supervivencia consigo relativizar todos los baches que aparecen en el camino.

¿Qué más puede pasar?

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: