Inicio > fotografía > Cómo trabajar con Adobe Lightroom 2

Cómo trabajar con Adobe Lightroom 2

Desde el primer día que llegó a mis manos mi nueva cámara Canon EOS 1000D, una de las primeras configuraciones que cambié fue el formato de almacenamiento de las fotografías. Poco antes de comprarla había estado leyendo sobre las ventajas e inconvenientes sobre el formato RAW en las cámaras digitales, y convencido de que el resultado sería superior, me hice con una tarjeta de memoria que no me dejara a medias (8 Gb) y el software de revelado fotográfico Adobe Lightroom 2.

Pues finalmente el resultado es muy superior a mis expectativas. La sencillez en su uso y calidad final de las imágenes son la principal razón de que no me vuelva a plantear utilizar otro formato en la captura en la cámara.

Los contras: Los ficheros generados son más grandes, parecen menos nítidas y su formato no es directamente compatible.

Pero a cambio, con un software de revelado fotográfico tienes la posibilidad de aplicarle personalmente el ajuste que la cámara realiza si lo graba directamente en JPG. Incluso recuperar imágenes que se tomaron con algún error (por ejemplo, algo sobreexpuesta)

Pero vamos a concretar ¿Cómo trabajar con Adobe Lightroom 2 para revelar las fotos que he tomado con la cámara? A algunos les parece algo complejo trabajar con este tipo de programas, pero nada más lejos de la realidad.

Yo realizo la importación de las imágenes directamente desde el programa. Conecto la cámara mediante USB y selecciono la opción “Archivo > Importar fotografías desde el dispositivo…”

Selecciono la fecha de la que quiero realizar la importación y pulso “Importar”. El programa realiza la copia en el disco duro de todas las imágenes seleccionadas, por lo que cuando acabe el proceso de importación, podremos desconectar la cámara.

Durante el proceso de importación iremos viendo en la Biblioteca las fotografías que se van copiando, y sin necesidad de esperar a que acabe el proceso, podremos ir seleccionando cada fotografía y pasar a “Revelar”

A cada fotografía se le puede aplicar las correcciones necesarias para sacar el máximo partido a la imagen. Cada modificación aplicada provoca la previsualización en toda la imágen. Para deshacer un cambio aplicado sólo necesitamos pulsar Ctrl-Z.

El programa nos permite eliminar fácilmente motas de polvo que se hayan quedado en la lente, la corrección de ojos rojos, cambiar la temperatura de la luz, el matiz del color, la exposición de la imágen, la intensidad de la luz media, la profundidad de los colores negros, brillo, contraste, claridad de la imagen, intensidad de los colores y su saturación.

Una vez aplicados los cambios a la fotografía, procederemos a exportarla a un formato distribuible. Seleccionando la opción “Archivo > Exportar…” nos permitirá indicar las características del archivo final (formato, calidad, tamaño…).

En el caso de que queramos revelar un conjunto de fotografías con las mismas características, no será necesario mostrar este diálogo cada vez, podremos exportar la fotografía utilizando la opción “Archivo > Exportar con anterior”, que aplicará los mismos parámetros.

Estas mismas operaciones se pueden realizar con ficheros JPG, con los que se consiguen aplicar cambios a la imagen, pero no se consigue ni la misma flexibilidad ni permite almacenar cada cambio guardado sin pérdida de calidad de la fotografía (porque el formato JPG tiene un grado de compresión con pérdida de información).

Categorías:fotografía Etiquetas: , , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 16 diciembre 2009 a las 9:48

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: