Inicio > viviendo > Mañana será otro día

Mañana será otro día

El trabajo se acumula sobre la mesa, no soy a basto con todos los temas que van apareciendo porque el ritmo de salida no es lo suficientemente ágil como para disminuir el montón de papeles que empiezan a tomar altura sobre el escritorio.
Al final no deja de convertirse en una cuestión de hacer más y más horas, para hacer más y más trabajo… aunque en realidad no sean tareas que me correspondan realizar a mi.

Desde hace un tiempo llevo intentando ejercer mi labor sin salirme demasiado de mis responsabilidades, pero del dicho al hecho… No paran de planificarme tareas totalmente fuera de mi asignación, pero no parece que haya nadie que esté dispuesto a realizarlas.

Parece que no hay nada que pueda darme un respiro… pues sí, se ha ido la luz, y por suerte o por desgracia yo sin luz no puedo trabajar. Mientras me dure la batería del portatil redacto este post y cuento una y otra vez los días que me faltan para que lleguen mis vacaciones… un tiempo de relax y desconexión que mi cuerpo lleva varias semanas pidiéndome a gritos.

Quizá sea algo que sólo me pase a mí, pero la planificación de las vacaciones empieza a ser una mezcla entre ilusión y auto-tortura, porque quisiera que llegue la fecha para disfrutar de todas las cosas que quiero hacer pero aún quedan muchas semanas para que llegue mi temporada de descanso… muchas semanas con este montón de papeles que tengo a mi derecha que no para de crecer y crecer.

Y algo tengo que plantearme con la vida, porque después de todos los cambios que llevo experimentando los últimos meses no creo que tenga fuerzas para seguir adelante de la misma forma. Llevo un equipaje demasiado pesado e incómodo como para seguir cargando con él. Es un buen momento para parar y observar lo que me rodea, cuestionarme lo que tengo, lo que siempre he querido y lo que merece la pena. Quizá sea buen momento de simplificar… la vida es muy fácil, somos nosotros los que la hacemos complicada…

Chof! acaba de volver la luz y se despeja el montón de ideas que tenía en la cabeza. Será mejor que me ponga manos a la obra para reducir este montón de papeles… pero será mañana, porque este pequeño momento de reflexión me ha recordado que no todos los sacrificios merecen la pena.

Mañana será otro día.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: