Inicio > viviendo > La 1.25 de la madrugada

La 1.25 de la madrugada

Es la 1.25 de la madrugada del 10 de octubre, y el sueño no me vence durante la espera a que abran la puerta de embarque del aeropuerto de Malpensa, en Milán.
Es algo ya característico en mí, me suele costar bastante conciliar el sueño cuando estoy cómodo en una cama, por lo que intentar pegar una ligera cabezadita de cuatro horas sobre los asientos del aeropuerto… duros como la piedra, se antoja difícil.

No es algo que me pille de sorpresa, más bien al contrario. Envidio la forma que tiene alguna gente de quedarse dormido en cualquier lugar y circunstancia, sea la hora que sea, sea a pleno sol o en movimiento (coche, autobús, avión) porque yo cientos de veces he intentado sin éxito el pegar al menos una cabezada… pero lo único que consigo es ponerme nervioso y tenso y acabar con el cuerpo destrozado. Asi que sí va a ser peor el remedio que la enfermedad, casi prefiero dedicarme a escribir un rato y escuchar un poco de musica.

En la radio he buscado un poco y he conseguido que suene algo de música tranquila… muy al estilo M80radio, pero en este caso entre cada canción de los 80 una grabación repite constantemente “radio milano by night”.

El día ha sido bastante movido, empezando por una sesión de trabajo un poco larga para mí, aunque no haya llegado a las siete horas de rigor… tampoco tenía ni el animo ni la cabeza para muchas florituras. Comer rápido para llegar al aeropuerto de Barajas con destino Milán, aeropuerto de Bérgamo. Después un viaje en autobús hasta Milán para dar una vuelta por la ciudad en la noche. Mí primera impresión es que es mucho más tranquila de lo que esperaba. A las ocho de la tarde estaba prácticamente todo cerrado, algunos restaurantes abiertos pero casi vacíos en un viernes noche… y en general muy poca gente en la calle. A las 10 de la noche la plaza del dommo estaba desierta. Bueno, debería pensar que esa es la situación normal de una ciudad europea, pero estoy bastante acostumbrado a vivir en Madrid y ver como a cualquier hora del día o de la noche la gran vía está siempre llena de gente… aunque sea un día entre semana, eso da igual.

De Milán me comentaron que a ciertas horas de la noche la ciudad se vuelve relativamente peligrosa. La verdad es que no me dio esa sensación, pero tampoco tuve mucho tiempo para comprobarlo. Hice algunas fotografías de esta noche, aunque no muchas, ya que la noche tampoco animaba. La lluvia nos acompañó desde prácticamente el primer momento, y entre cargar a la espalda con la mochila y esquivar los charcos… no saqué muchas instantáneas. También juego con la ventaja de que el próximo lunes volveré por los mismos lugares, y se prevé que sea sin lluvia.

Al final nos acercamos al aeropuerto de Malpensa en autobús para pasar la noche y tomar el avión con destino Amsterdam. Sí, en el momento en que despeguemos llevaré más de 24 horas en pie, y con todo un día de caminata por delante… pero pretendo aguantar como un campeón. No será la primera vez que hago alguna cosa similar… recuerdo alguna que otra mañana después de una noche de juerga, volver con el coche con los amigos dormidos y yo al volante sin un ápice de cansancio. Eso sí… a ultima hora después del día sin dormir me convierto en un zombie y se hace complicado sacar algo de mí.

Bueno, después de todo, toda esta aventura la hago porque me apetece, porque tenía ganas de volver a Amsterdam después de más de 14 años y porque quería compartir una experiencia con buena gente… con la que convivo día a día en el trabajo y que se acaba convirtiendo en esa segunda familia.

En fin, reflexiones que uno hace mientras uno de mis compañeros de viaje se despierta desorientado, otro se levanta sobresaltado porque se le han caído las monedas que tenía en en bolsillo mientras intentaba acomodarse en la cama improvisada, y un tercero murmura un par de frases mientras duerme.

Y aquí sigue un servidor sin sueño suficiente como para intentar improvisar una cabezadita. Las 2.44h y todo sigue en calma en la terminal 2 de Malpensa.

  1. Lolo
    19 octubre 2009 a las 12:13

    xD xD muy bueno si señor, un placer por haber compartido este viaje contigo tío..

  2. 19 octubre 2009 a las 13:25

    igualmente, todo un placer. Cuatro días vividos que quedarán en el recuerdo… una gran experiencia que merece ser repetida.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: