Rayos del sol entre las nubes

Maravillosa imagen de Stuck in Customs que apoya un poco más la idea que tengo sobre el formato RAW y el procesamiento posterior de las imágenes.

En unos días os contaré las posibilidades que nos ofrece Lightroom de Adobe para sacar el máximo partido a vuestras fotografías y conseguir explosiones de color como la que recoge esta fotografía.

Anuncios

Imágenes desde Paracuellos del Jarama

Al contrario que la mayoría de la gente, no maldigo al mal tiempo cuando pongo la mirada en las nubes que estos días cubren el cielo. Este nos regala imágenes que hoy os quiero acercar. Ayer por la tarde recordé que desde el mirador que hay en Paracuellos del Jarama se ven las pistas del aeorpuerto de Barajas con la ciudad de Madrid de fondo.

De vez en cuando es maravilloso observar la fuerza de la naturaleza y los colores que tiñen el cielo.

La cortina de lluvia se acerca a las torres. Me hubiera gustado haber tenido mayor distancia focal para esta fotografía.

Llevo varios días pensando que para seguir aprendiendo y capturando imágenes con mi cámara, me sería muy útil hacerme con un teleobjetivo. Pero de momento, tendrá que esperar.

El buen tiempo se toma un respiro

Después de unos días con una temperatura fantástica y un cielo despejado, las nubes han decidido pasar este fin de semana por Madrid. Es un buen momento para descansar de una semana agotadora, ver un poco de cine y planificar la próxima escapada. De momento abro las ventanas para saludar a las nubes sobre la ciudad y respirar el aire húmedo que nos envuelve.

Fotografía de Davinchi.

Nubes al atardecer

Salgo de trabajar y miro al cielo; cada vez anochece antes. La luz anaranjada del sol se refleja en las nubes que están sobre mi cabeza.

Recorro las calles de la ciudad, rumbo a mi retiro nocturno. Me cruzo con cientos de personas con destino desconocido (al menos para mi). El denominador común de casi todas ellas: miraban hacia el suelo.

“Mirad hacia arriba, no os podéis perder el espectáculo que el cielo nos está mostrando.”

Mi alto sentido del ridículo me impide decirle esto a cada persona con la que me cruzo. Pero estoy seguro que si así lo hubiera hecho, alguno habría dejado los problemas que rondan por su cabeza y se hubiera dado cuenta de que los pequeños detalles, como este simple hecho, hacen que el día sea un poquito más bonito.

Como no, no tengo imagen de ese momento, pero se asemeja bastante a esta imagen que hoy os acerco.

El autor de la fotografía es brewinshands.