Archivo

Posts Tagged ‘canon’

Forma parte de la homologación…

3 diciembre 2009 Deja un comentario

Es una historia un poco cruel, pero cierta. En el INTA (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial) tienen en sus instalaciones un criadero de pollos. Los pobres sirven como munición para las pruebas de resistencia de las estructuras aeronáuticas en el cañón de pollos.

Y sí, este cañón forma parte de los servicios al ciudadano del INTA, para la homologación previa al uso de las estructuras que pueden sufrir impactos por pájaro (trenes, aviones… etc). Los “sujetos” tienen que ser lanzados contra el objeto estudiado, a alta velocidad y en un estado/consistencia “similar” al de un ave viva… vamos, el pollo recién sacrificado, con sus plumas y todo.

El siguiente vídeo forma parte del programa Mithbusters (Cazadores de mitos), en el que muestran las diferencias entre los efectos de un pollo sin congelar y un pollo congelado.

Fotografía de un pobre pollo, capturada por Cristóbal Alvarado Minic

Anuncios
Categorías:curiosidades Etiquetas: , , , ,

Conceptos de Fotografía (6): El Flash

28 junio 2009 Deja un comentario

Después de mucho tiempo queriendo tener un poco de tiempo para seguir aprendiendo algo más sobre fotografía, hoy por fin pongo por escrito unos conceptos que he investigado en estos últimos días: Cómo aportar un poco de luz con el flash.

No era muy partidario de la utilización del flash, pero gracias a una sugerencia me he puesto manos a la obra y me he dado cuenta que es una herramienta que bien utilizada nos puede ayudar a captar lo que necesitamos en condiciones de muy baja luminosidad.

El contenido de este post se incluirá en el manual básico de fotografía, para así de este modo tener todos los conceptos en una sola página.

¿Empezamos?…

El Flash

La función principal del flash en la fotografía es la de agregar luz al objeto a capturar. Es recomendable utilizarlo sólo en los momentos en los que es imprescindible, tanto durante el día como por la noche.

El flash que viene incorporado en la Canon EOS 1000D es más que suficiente para aportar la luz necesaria en la gran mayoría de las ocasiones. Para trabajos muy profesionales, se podrá utilizar un flash externo (para iluminar espacios muy grandes, desde varios puntos…)

Lo más importante a la hora de tomar una fotografía es identificar si la imagen que queremos capturar tiene la luz suficiente como para capturar el detalle que deseamos.

  • En los casos de una imágen por la noche con un edificio iluminado en el fondo, provocará que el primer plano aparezca muy oscurecido.
  • También está el caso de la fotografía en interiores, con luz natural a contraluz; en este caso los objetos que se encuetren en primer plano no tendrán la luminosidad suficiente para salir correctamente.
  • O en exteriores, cuando la luz del sol está orientada de tal forma que  provoca sombras muy marcadas en el rostro.

El todos los casos, un flash “de relleno” nos permite salvar los contratiempos y poder capturar correctamente la fotografía sin sacrificar alguna parte de la imagen. Ten en cuenta que la distancia máxima de alcance del flash son (más o menos) 4 metros . Si quieres iluminar algo que está mucho más lejos, olvídate… perderás el tiempo intentando ajustar parámetros y apenas conseguirás resultados.

Lo primero que haremos será sacar el flash, pulsando sobre el botón de apertura. Ten en cuenta que sólo se abrirá si la cámara está encendida y en un modo no automático.

Personalmente, le aplico a las fotografías que van a necesitar flash el mayor tiempo de exposición que me permita la escena, para capturar la mayor cantidad de luz “natural” posible, y que la que obtengo por el flash sea una corrección lo más sutíl posible.

Hay que tener en cuenta que al hacer la fotografía, la cámara calcula la potencia necesaria del flash teniendo en cuenta la luminosidad del punto medio de la imagen. Si ese no es el punto que queremos iluminar con el flash, el resultado no será el mejor, pero para ello tenemos la posibilidad de hacer el cálculo antes. ¿Cómo?

Apuntamos en el centro de la imágen el objeto que queremos iluminar y disparamos una ráfaga de flash con el botón  (*).

Esto indicará a la cámara cómo ajustar los parámetros y potencia del flash para optimizar el punto indicado.Si te fijas, en ese momento se ilumina el punto central de los indicadores de enfoque.

.

A partir de ese momento, el indicador del flash cambiará y mostrará que la próxima fotografía se realizará con los ajustes previamente calculados.

Es ahora cuando enfocaremos la escena como nosotros queramos y podremos disparar tranquilamente, sin preocuparnos por los ajustes de luz del flash.

Un consejo: revisa los destellos que genera el flash. Los objetos brillantes o espejos reflejan el destello provocado, y pueden estropear una buena imagen.

Un truco casero: Si el objeto que quieres capturar es brillante, puedes matizar la luz que proyectas con el flash poniéndole a la luz un “capuchón” casero hecho con un folio blanco. Es muy cutre, pero muy efectivo.

Una nueva adquisición

7 junio 2009 1 comentario

Después de varias semanas buscando un teleobjetivo para mi cámara, ayer encontré una oferta del objetivo al que le tenía echado el ojo. No dudé un segundo y me lancé a la calle para hacerme con él, y hoy quería darle la bienvenida al objetivo Canon EF-S 55-250mm f/4-5.6

Las primeras pruebas me han dejado asombrado. Es bastante ligero y mucho mejor de lo que esperaba. Como muestra, aquí pongo dos imágenes tomadas con un par de segundos de diferencia, la primera con la máxima distancia focal que permite el objetivo(250mm), y la segunda con la mínima (55mm). En ambos casos estaba activado el estabilizador de imágen.

El día estaba algo complicado pero salieron algunas fotografías interesantes. Mañana os digo dónde fuí a sacar las primeras fotografías con el objetivo.

Categorías:fotografía Etiquetas: , , ,

Conceptos de Fotografía (5): Utilizando la Canon EOS 1000D

9 mayo 2009 1 comentario

Después de haberos explicado los principios básicos sobre fotografía (Luz, Distancias, Enfoque y algunos efectos), hoy voy a terminar esta serie de entradas aplicando estos conceptos en la Canon EOS 1000D.

Además, aprovecho para reunir toda la información que os he ido contando a lo largo de estas últimas semanas y añado la nueva página de fotografía en este blog: Una manera de tener toda la información básica sobre la cámara Canon EOS 1000D en un solo sitio.

Ajustando el Tiempo de Exposición

Entre todos los valores que podemos ajustar para capturar una imagen, dependiendo de las condiciones en las que hagamos la fotografía tendremos que priorizar unos u otros.

Por ejemplo, en las fotografías en las que hay movimiento y queremos la mayor nitidez posible, el valor del tiempo de exposición es el más importante. Cuanto menor sea el tiempo de exposición, mayores garantías tendremos de obtener una imagen nítida. Para compensar la pérdida de luz por la reducción del tiempo de exposición tendremos que abrir el diafragma.

La cámara nos permite automatizar algunos pasos. Si giramos el modo a la posición Tv (Time value), podremos ajustar con la rueda de selección el tiempo de exposición al valor que nosotros queramos.

Por ejemplo, para sacar la fotografía de un coche en movimiento y queremos que toda la escena salga nítida, reduciremos el tiempo de exposición (desde 1/6 hasta 1/2500) y la cámara va ajustando el valor de apertura (desde f14 hasta f5) para mantener el nivel de luz necesario para que la fotografía salga expuesta.

Si en algún momento intentamos aplicar un valor de tiempo de exposición y la cámara no puede compensar este ajuste (porque el diagragma del objetivo no permite mayor apertura) , la cámara nos avisa de este problema, mostrando con parpadeo el valor que no es capaz de ajustar.

Ajustando el Diafragma

Si lo que buscas en la fotografía es reducir la profundidad de campo (por ejemplo, para destacar un objeto y dejar desenfocado el resto de la escena) lo que necesitas es aumentar la apertura del diafragma (valores de f más bajos). Para ello debemos tener en cuenta que hay que reducir el tiempo de apertura para compensar el exceso de luz.

En cambio, si lo que buscas es obtener una imagen con gran amplitud de campo (por ejemplo un paisaje) lo que necesitas es reducir el diafragma (valores f altos). Esto implica que debemos ampliar el tiempo de exposición para compensar la reducción de luz.

En ambos casos, la variable que estamos ajustando es el diafragma. Para poder elegir la apertura giramos el modo a la posición Av (Aperture value), podremos ajustar con la rueda de selección la apertura del diafragma al valor que nosotros queramos. En este caso, la camara ajustará el tiempo de exposición para compensar la luz de la imagen.

Igual que antes, si en algún momento intentamos aplicar un valor de apertura y la cámara no puede compensar este ajuste , la cámara nos avisa  parpadeando el valor que no es capaz de ajustar.

Ajuste Manual

Hay ocasiones en las que no nos interesará que la cámara calcule alguno de los valores para ajustar la luz de la fotografía. Por ejemplo, si intentamos fotografiar un objeto que irremediablemente tiene una fuente de luz en el fondo, la escena en general tendrá más luz de la que tiene el objeto que nosotros queremos fotografiar. Podremos sacar ese objeto con la luz correcta si sobreexponemos un poco toda la fotografía.

Para ello giramos al modo M (Manual) y podremos ajustar todos los parámetros sin ayuda de la cámara. Ajustando con la rueda de selección estaremos estableciendo el tiempo de obturación. Si mantenemos pulsado el botón Av (Aperture value), al girar la rueda de selección estaremos ajustando la apertura del diafragma.

En todo momento la cámara nos irá indicando la exposición de la imágen, lo que nos dará una pista de si los ajustes son los correctos.

En el caso que os comentaba al principio de este punto, si lo que queremos es sobreexponer ligeramente la fotrografía para sacar un objeto a contraluz, podemos aplicar los valores de tal modo que el fotómetro nos indique que el conjunto de la imagen está sobreexpuesta. El resultado será el que nosotros buscábamos: el fondo sobreexpuesto (qué remedio) pero el objeto correctamente iluminado.

.

Con todos estos conceptos claros, ahora sólo falta explorar vuestra imaginación.

Conceptos sobre Fotografía (4): Enfoque

1 mayo 2009 1 comentario

Hoy continuamos esta serie de entradas sobre conceptos básicos de fotografía aplicados a la Canon EOS 1000D escribiendo sobre el enfoque. Si anteriormente os comentaba que la luz de una fotografía es básica para que se vea lo que queremos fotografiar, hoy voy a explicar que el enfoque correcto de la escena fotografiada es parte importante del resultado.

Enfoque

Una de las últimas operaciones que debemos realizar antes de tomar la fotografía es graduar el enfoque. Lo que realmente estamos estableciendo es la distancia de enfoque, que es la que hay entre la cámara y el objeto que queremos fotografiar. Si establecemos correctamente esa distancia, el objeto fotografiado aparecerá nítido en la imagen.

Establecer manualmente el enfoque depende directamente de nuestro ojo, aunque la cámara Canon EOS 1000D nos indica a través del visor qué puntos se encuentran en la distancia de enfoque correcta. Cada vez que pulsamos ligeramente el disparador, suena un ‘bip’ y se iluminan en el visor los puntos que están correctamente enfocados. Esto nos garantiza que nuestro ojo no nos engaña y la escena aparecerá nítida, al menos en los puntos que ha señalado. Si la cámara no marca algunos puntos de la imágen (o ninguno) esto no significa que no esté correctamente enfocado: la cámara no siempre es capaz de calcular si el punto está o no a la distancia perfecta para el enfoque seleccionado. Esto puede ser debido a que no hay suficiente luz para el sensor, o que el punto no tenga la “textura” suficiente para establecer la distancia (objetos lisos, colores uniformes…).

Si preferimos que sea la cámara la que realice el enfoque por nosotros, moveremos la pestaña del objetivo a la posición AF (Auto-Focus), pero hay que tener algunos puntos en consideración.

Por defecto, con la selección automática de punto de enfoque, la cámara intenta buscar la distancia de enfoque para maximizar el número de puntos enfocados, dándo prioridad a los que están más centrados en la imagen. Si lo que quieres enfocar no se encuentra en el centro de la imagen, es probable que no lo tome en cuenta y pueda salir desenfocado.

Para establecer el punto que queremos que calcule, pulsamos el botón de selección del punto de cálculo para el enfoque automático y lo establecemos girando la rueda de selección. Si queremos que la selección del punto de enfoque sea autmática, seguiremos el mísmo método, seleccionando la opción “Selec. auto.”, que a través del visor se iluminan todos los puntos de enfoque.

En casos en que hay poca luz, el enfoque automático se suele comportar bastante mal, pero podemos ayudarnos con el flash para iluminar temporalmente la escena y que la cámara enfoque correctamente. Esto no implica que forzosamente tengamos que sacar la fotografía con flash. Sacaríamos el flash, apuntamos al objeto que queremos fotografiar, pulsamos ligeramente el disparo para enfocar la imágen. A partir de ese momento podemos pasar a enfoque manual, cerramos el flash, ajustamos la luminosidad y tomamos la fotografía.

Otra posibilidad para que no vuelva a intentar enfocar es no soltar el disparador una vez haya enfocado, y terminar de hacer los ultimos ajustes  antes de presionar por completo el disparador.

Un consejo, al guardar la cámara es preferible volver a poner el objetivo en enfoque manual (MF Manual-Focus), así liberamos el anillo de enfoque para que se mueva libremente.

Por último remarcar que cada objetivo tiene una distancia mínima de enfoque, lo que significa que “más cerca de ese punto” el objetivo no va a ser capaz de obtener una imagen nítida. Los objetivos con mayor distancia focal (55-250) tienen una distancia mínima de enfoque mucho mayor que los objetivos de menor alcance (18-55). Los objetivos específicos para fotografía macro tienen una distancia mínima de enfoque muy baja.

Si nos ponemos creativos, no tiene porqué salir correctamente enfocado.

Conceptos sobre Fotografía (3): Efectos con el Tiempo de Exposición

23 abril 2009 1 comentario

En esta tercera entrega sobre conceptos básicos de fotografía con la Canon EOS 1000d voy a mostrar las diferencias de una fotografía con movimiento, en la que el tiempo de exposición es clave para obtener un resultado u otro.

Efectos con el Tiempo de Exposición

El movimiento del elemento fotografiado es un factor a tener en cuenta. Si queremos fotografiar un elemento que está en movimiento, conseguiremos mayor nitidez en la imágen cuanto menor sea el tiempo de exposición.

velocidad: 1/4000 – diafragma: f4,5 ……………… velocidad: 1/15 – diafragma: f29

Pero quizá lo que estemos buscando el la fotografía es representar ese movimiento. En ese caso, lo que nos interesa es aumentar el tiempo de exposición. Al hacer esto tenemos mayor riesgo de que toda la fotografía salga movida. Si movemos la cámara mientras el obturador está abierto, probablemente el resultado sea una fotografía movida. Ese movimiento “no deseado” se denomina crepitación.

Aquí entra en juego nuestro pulso o nuestra puntería. ¿por qué digo esto? porque depende lo que queramos sacar nítido

En este ejemplo el entorno es lo que se está moviendo con respecto a la cámara, por eso sale nítido el interior del coche.

En cambio, en este otro ejemplo son los coches los que se mueven con respecto a la cámara. El paisaje sale nítido y las luces en movimiento dejan esos trazos en la carretera. En ambos ejemplos entra en juego el pulso a la hora de disparar, ya que si movemos la cámara mientras el obturador está abierto, no sacaremos ninguna imagen nítida.

Si seguimos al objeto en movimiento durante el tiempo de obturación conseguiremos lo contrario: El objeto en movimiento sale nítido, mientras que el resto de la escena sale en movimiento. Para conseguir este efecto entra en juego nuestra puntería y reflejos para conseguir buenas fotografías.

En la próxima entrada sobre los conceptos de fotografía comentaré algunos aspectos sobre el enfoque.

Conceptos sobre Fotografía (2): Distancias

17 abril 2009 3 comentarios

Para continuar con este pequeño resumen de conceptos y técnicas sobre fotografía, hoy os quiero escribir sobre varios conceptos relacionados con las distancias.

Distancia focal

Es la que hay entre el sensor y el diafragma. Cuanta mayor distancia focal le apliquemos al objetivo, más cerca veremos lo que estamos fotografiando. Este concepto es más conocido como “zoom”.

Desde el mismo punto, a mayor distancia focal, más cerca se captan los objetos fotografiados.

Girando el anillo del zoom, el objetivo se moverá para aumentar o reducir la distancia focal. El efecto se visualiza directamente en el visor de la cámara.

El objetivo común de la cámara (18-55) indica la distancia focal mínima (18 mm) y la máxima (55mm) que nos permitirá realizar fotografías a paisajes o retratos. Para mayores distancias u obtener mayor detalle a una distancia media, están los teleobjetivos (55-250) que cubre un rango de distancias focales superior.

.

Profundidad de Campo

Teniendo en cuenta los conceptos anteriores (Diafragma, Tiempo de Exposición, Sensibilidad y Distancia Focal) podremos entender un poco mejor como intervenir sobre la profundidad de campo de la fotografía.

Se define como Profundidad de campo al área nítida que hay delante y detrás del objeto enfocado.

.

En el ejemplo, la primera fotografía tiene una profundidad de campo muy reducida. Esto se ha conseguido con:

  • Diafragma: f1.4
  • Tiempo: 1/320
  • ISO100
  • Distancia focal: 50mm

.

En la segunda fotografía se ha aumentado ligeramente la profundidad de campo con:

  • Diafragma: f5.6
  • Tiempo: 1/20
  • ISO100
  • Distancia focal: 50mm

.

Finalmente se consigue aumentar mucho más la profundidad de campo con:

  • Diafragma: f22
  • Tiempo: 1/8
  • ISO100
  • Distancia focal: 50mm

.

Si os fijais, las únicas variables que han intervenido para variar la profundidad de campo han sido el diafragma y el tiempo de exposición. El parámetro determinante es la apertura del diafragma: Para un encuadre fijo, cuanto menor sea la apertura, mayor es la amplitud de campo. La variación del tiempo de exposición sirve para compensar la pérdida de luminosidad por cerrar la apertura del diafragma.

Otro punto a observar es que la distancia nítida desde el objeto enfocado hacia atrás es el doble que la distancia por delante.

Pero esto no es el único modo de jugar con la amplitud de campo.

Si jugamos con el zoom, cuanto mayor sea la distancia focal que le apliquemos al objetivo, menor será la amplitud de campo.

Además, si nos alejamos físicamente del elemento fotografiado, aumentará la amplitud de campo.

.

Una forma de poder ver la profundidad de campo de la configuración que estemos aplicando en ese momento es pulsando el botón para aplicar la apertura del diafragma.

La imagen que se verá por el visor perderá claridad (porque la apertura del obturador se cierra sólo en el momento del disparo) pero mostrará la nitidez del área dentro de la amplitud de campo.

.

En el siguiente post de conceptos sobre fotografía os mostraré las posibilidades que nos ofrece el tiempo de exposición.